SG Asesores

  • Ujo 985 420 382
  • Pola de Lena 985 497 010

Estatuto del Trabajo Autónomo

La entrada en vigor de la nueva norma se producirá, con carácter general, el próximo día 12-10-2007 y, a partir de dicha fecha, el Gobierno dispone de un año para desarrollar reglamentariamente los siguientes aspectos:


- las características de los contratos de los trabajadores autónomos económicamente dependientes;
- las características del Registro en el que deberán inscribirse dichos contratos;
- las condiciones para que los representantes legales de los trabajadores tengan acceso a la información de los contratos que su empresa celebre con trabajadores autónomos económicamente dependientes.

 

A) Colectivos a los que es de aplicación el Estatuto del trabajo autónomo

 Es de aplicación la norma aprobada a:


1) Las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena.
También sus familiares que no tengan la condición de trabajadores por cuenta ajena.
2) Los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de sociedades comanditarias.
3) Los comuneros de las comunidades de bienes y los socios de sociedades civiles irregulares, salvo que su actividad se limite a la mera administración de los bienes puestos en común.
4) Quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, cuando posean el control efectivo, directo o indirecto de aquélla (LGSS disp.adic.27ª);
5) Los trabajadores autónomos económicamente dependientes;
6) Cualquier otra persona que cumpla con los requisitos del primero de estos apartados.
Esta norma se aplica, también, a los trabajadores autónomos extranjeros que desarrollen legalmente su actividad en nuestro país.
En cuanto a los agentes comerciales que actuando como intermediarios independientes, se encarguen de manera continuada o estable y a cambio de remuneración, de promover actos u operaciones de comercio por cuenta ajena, o a promoverlos y concluirlos por cuenta y en nombre ajenos, a los efectos de ser considerados trabajadores autónomos económicamente dependientes, no les será de aplicación el requisito de asumir el riesgo y ventura de tales operaciones.
Quedan expresamente excluidos de esta regulación:
- las relaciones de trabajo por cuenta ajena (ET art.1.1)
- la actividad que se limita pura y simplemente al mero desempeño del cargo de consejero o miembro de los órganos de administración en las empresas que revistan la forma jurídica de sociedad (ET art.1.3.c);
- las relaciones laborales de carácter especial ( ET art.2).

B) Régimen profesional común del trabajador autónomo

 Aspectos a destacar del nuevo régimen son los siguientes:


1) Los menores de dieciséis años no podrán ejecutar trabajo autónomo ni actividad profesional, ni siquiera para sus familiares, sin perjuicio de lo ya establecido para las prestaciones de servicios en espectáculos públicos (ET art.6.4).
Los hijos menores de 30 años, aunque convivan con el trabajador autónomo, podrán ser contratados por éste en régimen por cuenta ajena, sin que el ámbito de protección incluya la cobertura por desempleo.
2) En lo relativo a las garantías económicas, cuando un trabajador autónomo ejecute su actividad profesional para un contratista o subcontratista, tendrá acción contra el empresario principal, hasta el importe de la deuda que éste adeude a aquél al tiempo de la reclamación, salvo que se trate de construcciones, reparaciones o servicios contratados en el seno del hogar familiar;
3) Cuando a consecuencia de deudas de naturaleza tributaria o de Seguridad Social se proceda al embargo de su residencia habitual, la ejecución del embargo quedará condicionada, en primer lugar, a que no resulten conocidos otros bienes del deudor suficientes susceptibles de realización inmediata en el procedimiento ejecutivo, y en segundo lugar, a que entre la notificación de la primera diligencia de embargo y la realización material de la subasta, el concurso o cualquier otro medio administrativo de enajenación medie el plazo mínimo de un año;.
4) Respecto de la cobertura de IT, a partir del 1-1-2008 los trabajadores por cuenta propia o autónomos que no hayan optado por dar cobertura a las prestaciones de incapacidad temporal, deberán llevarlo a cabo de forma obligatoria, siempre que no tengan derecho a dicha prestación en razón de la actividad realizada en otro Régimen de la Seguridad Social. En cuanto a las contingencias profesionales, el Gobierno determinará aquellas actividades que presenten un mayor riesgo de siniestralidad, en las que será obligatoria la cobertura de las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social. Estas previsiones no serán de aplicación a los autónomos que hayan optado u opten por adscribirse a la Mutualidad de Previsión Social que tenga constituida el Colegio Profesional al que pertenezcan.
Lo expresado en este punto no es de aplicación a los trabajadores por cuenta propia agrarios, incorporados al Sistema Especial de Trabajadores Agrarios por Cuenta Propia para quien la cobertura de la IT y de las contingencias profesionales seguirá siendo de cobertura voluntaria.
5) Se incrementan las reducciones y bonificaciones en la cotización a la Seguridad Social de los nuevos trabajadores que tengan 30 o menos años de edad y se incorporen al RETA a partir del 12-10-2007. En concreto, tendrán, durante los 15 meses inmediatamente siguientes a la fecha de alta, una reducción en la cuota por contingencias comunes del 30 % y una bonificación en los 15 meses siguientes a la finalización del período de reducción, de igual cuantía que esta. En el caso de que sean trabajadores por cuenta propia, el límite de edad para tener derecho a las reducciones y bonificaciones será de 35 años.
6) Se prevé la jubilación anticipada en los casos en los que,en atención a la naturaleza tóxica, peligrosa o penosa de la actividad ejercida, los trabajadores autónomos afectados reúnan las condiciones establecidas para causar derecho a la pensión de jubilación, con excepción de la relativa a la edad.

7)Prestación por desempleo,que el Gobierno establecerá por cese en la actividad.

C) Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TAED)

. Con independencia del desarrollo reglamentario que se ha de producir, el Estatuto ahora aprobado establece el régimen profesional de los TAED, en los términos que se exponen a continuación.
TAED es aquel que realiza una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales.
a) Condiciones que ha de reunir. Para el desempeño de la actividad económica o profesional como TAED, el trabajador autónomo deberá reunir simultáneamente las siguientes condiciones:
- no tener a su cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros.
- no ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.
- disponer de infraestructura productiva y material propios, necesarios para el ejercicio de la actividad e independientes de los de su cliente, cuando en dicha actividad sean relevantes económicamente.
- desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, sin perjuicio de las indicaciones técnicas que pudiese recibir de su cliente.
- percibir una contraprestación económica en función del resultado de su actividad, de acuerdo con lo pactado con el cliente y asumiendo riesgo y ventura de aquélla.
Quedan excluidos de la consideración como TAED los titulares de establecimientos o locales comerciales e industriales y de oficinas y despachos abiertos al público y los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en derecho.
b) Acuerdos de interés profesional. Las asociaciones o sindicatos que representen a los trabajadores autónomos económicamente dependientes y las empresas para las que ejecuten su actividad podrán establecer acuerdos de interés profesional que regulen las condiciones de modo, tiempo y lugar de ejecución de dicha actividad, así como otras condiciones generales de contratación. Dichos acuerdos, que se han de concertar por escrito, tendrán una eficacia personal limitada a las partes firmantes y, en su caso, a los afiliados a las asociaciones de autónomos o sindicatos firmantes que hayan prestado expresamente su consentimiento para ello.
c) Jornada de la actividad profesional. Varias son las medidas destinadas a regular la jornada profesional de los TAED:
- derecho a una interrupción anual de la actividad de 18 días hábiles, mejorable a través de los acuerdos de interés profesional;
- adaptación del horario a la conciliación de la vida personal, familiar y profesional. Para ello mediante contrato o acuerdo de interés profesional se establecerá el régimen de descanso semanal, de festivos y la cuantía máxima de jornada de actividad, cuyo límite, en ausencia de acuerdo de interés económico, no podrá exceder del 30% del tiempo ordinario acordado.
d) Interrupciones y extinción contractual. Se establecen causas justificativas de interrupción de la actividad del TAED por las cuales el cliente no puede fundamentar la extinción contractual, entre las que se encuentran:
- el riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador autónomo;
- la necesidad de atender responsabilidades familiares urgentes, sobrevenidas e imprevisibles;
- la situación de IT, maternidad o paternidad;
- la situación de violencia de género
Cuando la resolución contractual se produzca por voluntad de una de las partes, por incumplimiento contractual de la otra, la parte perjudicada tendrá derecho a percibir la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.
e) Seguridad Social. Los TAED deberán incorporar obligatoriamente, dentro del ámbito de la acción protectora de la Seguridad Social, la cobertura de la IT y de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, incluyéndose entre los accidentes de trabajo los que sufra el trabajador al ir o volver del lugar de la prestación de la actividad, o por causa o consecuencia de la misma.
f) Competencia jurisdiccional. El orden social será el competente para conocer las pretensiones derivadas del contrato entre el TAED y su cliente; así como para conocer de todas las cuestiones derivadas de la aplicación e interpretación de los acuerdos de interés profesional.
Requisito previo para la tramitación de las acciones judiciales relativas al régimen profesional de los TAED será el intento de conciliación o mediación ante el órgano administrativo competente. Lo acordado en avenencia tendrá fuerza ejecutiva entre las partes, pudiendo llevarse a efecto por el trámite de ejecución de sentencias.
g) Regulación transitoria de los TAED. A partir de la entrada en vigor de la reglamentación que se apruebe para los contratos de los TAED, para cuya regulación el Gobierno se ha dado un año, los trabajadores autónomos que tengan contratos suscritos antes del 12-10-2007 en los que concurran la circunstancia de ser económicamente dependientes, dispondrán de un plazo de 3 meses para comunicarle al cliente respecto del que adquieran la condición económica dependiente; y ambos, trabajador autónomo y empresario cliente, disponen de 6 meses desde la entrada en vigor de dicha reglamentación para adaptar las previsiones del contrato que tengan establecido a dicha reglamentación, salvo que en dicho período alguna de las partes opte por rescindir el contrato.
Supuesto que se trate de trabajadores autónomos del sector del transporte o de agentes de seguros, el plazo de comunicación a su cliente de que concurre la circunstancia de que son trabajadores económicamente dependientes es de un año desde la entrada en vigor de la reglamentación que se haga para este tipo de contratos; y el plazo de adaptación de su contrato a la nueva reglamentación, será de 18 meses desde la referida entrada en vigor, salvo que en dicho período alguna de las partes opte por rescindir el contrato.